¿Tienes alguna duda?

Resolvemos tus consultas fiscales o laborales GRATIS y en menos de 24 horas

¿Tienes alguna duda?

Resolvemos tus consultas fiscales o laborales GRATIS y en menos de 24 horas haciendo clic aquí

Acciones extranjero

ETF o fondos cotizados en bolsa

¿Qué vamos a ver en este artículo?

Los ETFs o fondos cotizados en bolsa son un producto intermedio entre los fondos y las acciones, de esta manera reúnen los beneficios que conlleva la diversificación y que ofrece la cartera de un fondo, por un lado, con la flexibilidad que supone poder entrar y salir de ese fondo como con una simple operación en Bolsa.

Los ETFs son, por tanto, fondos de inversión en los que las participaciones se negocian y liquidan exactamente igual que las acciones. A diferencia de las participaciones de los fondos tradicionales, que solamente se pueden suscribir o reembolsar a su valor liquidativo (valor total de la cartera del fondo – gastos / nº de participaciones) que necesariamente se calcula tras el cierre de cada sesión, los ETFs se compran y venden en Bolsa, como cualquier acción, con las mismas comisiones.

Tipos de ETFs

  • Tradicionales: Reproducen el comportamiento del índice de referencia por lo que ofrecen rentabilidad cuando el mercado sube.
  • Inversos: Reproducen el comportamiento contrario a su índice de referencia, por lo que ofrecen una rentabilidad cuando el mercado cae.
  • Apalancados: Duplican o triplican la exposición al índice, por lo que son más arriesgados, pero con mayor beneficio potencial.
  • Ultrainversos o inversos apalancados: Una combinación de los apalancados y los inversos, duplican o triplican el movimiento contrario al del índice.

Cómo funcionan los ETFs

Para saber cómo funcionan los ETFs debemos saber que son fondos indexados, esto quiere decir que, su política de inversión consiste en reproducir el comportamiento de un determinado índice de referencia (IBEX 35, DJ EuroStoxx 50, Nasdaq 100, DJ Industrial Average,
IBEX Medium Caps…). A medida que la oferta de índices ha ido aumentando, también lo ha hecho la variedad de ETFs.
Los ETF requieren conocer los mercados lo suficientemente bien como para determinar cuándo entrar y cuándo salir, y saber cómo cada instrumento afecta a los demás.

La liquidez de los ETFs es en esencia la misma de la cartera de valores que componen su índice de referencia, y el acceso a esta liquidez está garantizado por medio de la figura de los intermediarios especialistas que asumen el compromiso de ofrecer precios de compra y venta de las participaciones del ETF en todo momento a lo largo de la sesión.

Como los ETFs representan a un índice, en todo momento se conoce que compone el ETF y como para ambos se puede obtener la información en tiempo real de sus cotizaciones, durante el horario contratación, sus precios son fácilmente contrastables. El mercado ofrece toda la información necesaria sobre los productos para negociar: precios, volúmenes, composición diaria de la cartera del fondo, valor liquidativo diario y valor liquidativo indicativo en tiempo real.

Se pueden comprar y vender a lo largo de una sesión sin necesidad de esperar al cierre de mercado para que se conozca el valor liquidativo como en el caso de los fondos de inversión.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que las comisiones que generan estos fondos son reducidas al tratarse de fondos de gestión pasiva (requieren menos actividad por parte del gestor) cuyo objetivo es la réplica de un índice bursátil.

Cómo tributan los ETFs

Las inversiones en cualquier ETF, cotice en el mercado español o en el mercado extranjero, tienen básicamente el mismo tratamiento fiscal que reciben las acciones: todo dividendo recibido por ETFs tributará como rendimiento del capital mobiliario con, la correspondiente retención fiscal. Las ganancias y las pérdidas son registradas por separado en el Impuesto de la
Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Las ganancias se suman al resto de ganancias patrimoniales que forman la base imposible del ahorro. Del mismo modo, las pérdidas se suman junto con el conjunto de pérdidas que integran esta base imponible del ahorro.

En el caso de que existan pérdidas, y de la misma manera que ocurre con los fondos de inversión, se puede realizar una compensación con las ganancias obtenidas.

La principal diferencia con respecto a los fondos de inversión en materia fiscal es que los ETFs no poseen la ventaja de la exención fiscal en el caso de traspasos porque no existe esa figura en el ámbito de los ETFs. Esto quiere decir que en caso de que queramos traspasar el capital de un ETF a otro será considerado como una venta y una posterior compra.

Si tienes alguna duda sobre ETF o fondos cotizados en bolsa nos puedes preguntar de forma gratuita.

Planes y Precios
Beneficios
Guías
Nosotros
Contacto