Optimiza tu Declaración de la Renta

Haz tu renta con las máximas garantías y el máximo ahorro

¿Tienes alguna duda?

Resolvemos tus consultas fiscales o laborales GRATIS y en menos de 24 horas haciendo clic aquí

Los 5 errores más comunes en la Declaración de la Renta y cómo evitarlos

¿Qué vamos a ver en este artículo?

En un mundo perfecto, todos estaríamos al tanto de nuestras obligaciones fiscales y las cumpliríamos a tiempo, sin errores ni complicaciones. Sin embargo, la realidad nos muestra que incluso las tareas “aparentemente sencillas”, como presentar nuestra declaración de la renta, pueden ser un “campo de minas” en el que pises donde pises vas a cometer un error fatal. Desde no declarar ciertos ingresos hasta el desconocimiento de las deducciones a las que tienes derecho, pasando por la simple falta de planificación, los errores pueden colarse en nuestras declaraciones y darnos más de un dolor de cabeza.

Estos errores, aunque comunes, pueden llevar a sanciones, multas e incluso a requerimientos de Hacienda, situaciones que todos preferiríamos evitar. Como entendemos la importancia de una correcta gestión fiscal y queremos ayudarte a evitar estos errores, te presentamos los 5 errores más comunes a la hora de hacer la declaración de la renta y te damos algunas claves para que puedas evitarlos.

1. No declarar todos los ingresos

Uno de los errores más comunes y potencialmente graves en la declaración de impuestos es no declarar todos los ingresos. Esto puede suceder fácilmente si tienes muchas fuentes de ingresos. Por ejemplo, es posible que estés al tanto de los ingresos de tu empleo principal, pero ¿qué pasa con los ingresos del trabajo autónomo, los ingresos de alquileres o los ingresos de inversiones? Todos estos son ingresos que deben ser declarados y que a menudo se pasan por alto. Y mucho cuidado cuando recibes dinero por Bizum por estos conceptos, están muy muy vigilados.

Por lo tanto, es esencial llevar un registro detallado de todos los ingresos obtenidos durante el año. No sólo los evidentes como los salarios, sino también los menos obvios como los ingresos por alquileres, intereses de cuentas de ahorros, dividendos, ventas de acciones, criptomonedas o incluso las ganancias de la venta de objetos de valor en una plataforma de venta online. Una buena práctica es mantener un excell en la nube o en tu ordenador donde guardes todos los documentos que acrediten estos ingresos, como facturas, contratos de alquiler o extractos bancarios. De esta manera, cuando llegue el momento de hacer la declaración de la renta, tendrás toda la información necesaria a mano. Recuerda, no declarar todos los ingresos puede llevar a sanciones o multas por parte de la Agencia Tributaria que pueden llegar a ser de más del 100%.

2. No comprender las reducciones y deducciones fiscales

El no conocer o estar familiarizado con las deducciones puede conducir a errores significativos en la declaración de la renta. La realidad es que el sistema tributario español cuenta con una serie de deducciones y reducciones diseñadas para ayudar a los contribuyentes a reducir su carga fiscal. Sin embargo, no entender correctamente qué son y cómo se aplican puede llevar a perder beneficios fiscales o, peor aún, a aplicarlos incorrectamente.

Las reducciones fiscales reducen la cantidad de ingresos que se consideran sujetos a impuestos. Por ejemplo, puedes deducir ciertos gastos de tus ingresos antes de calcular el impuesto a pagar. Las deducciones, por otro lado, reducen directamente la cantidad de impuestos que debes pagar. A algunas deducciones tienes derecho por inversión en vivienda habitual o por donativos a ONGs. Para asegurarte de que estás utilizando correctamente las reducciones y deducciones, es esencial entender qué gastos son deducibles y qué acciones dan derecho a esas deducciones.

3. No presentar la declaración a tiempo

Presentar la declaración de la renta después de la fecha límite puede tener consecuencias financieras graves. El retraso puede dar lugar a sanciones, intereses de demora e incluso a la posibilidad de ser objeto de una investigación por parte de la Agencia Tributaria. Este simple error puede convertirse en un problema costoso que puede fácilmente evitarse con una adecuada planificación y organización.

La mejor manera de evitar este error es comenzar a preparar la declaración de impuestos tan pronto como sea posible. Asegúrate de tener a mano todos los documentos necesarios, como los informes de ingresos y gastos, certificados de donaciones, etc. Nosotros siempre recomendamos que al igual que cuando te vas de viaje, contratas a una agencia para que te lo organice, en tus impuestos pasa lo mismo, contar con una asesoría para particulares te permite optimizar durante todo el año tu declaración de la renta y además, saber el resultado antes de que acabe el año, así evitas sorpresas desagradables. Ten en cuenta que más del 60% de las deducciones que te puedes aplicar requieren que hagas alguna acción o cumplas algún requisito antes de que termine el año, por lo que si esperas a que se abra la “campaña” de la renta, ya llegas tarde para optimizar tu declaración.

4. Errores en la información personal

La información personal es una parte crucial de tu declaración de la renta, y cualquier error en estos detalles puede causar complicaciones innecesarias. Por ejemplo, si te has casado en ese año o has tenido un hijo, puede ser que Hacienda no tenga esos datos y tienen una implicación directa en lo que vas a pagar de impuestos.

Para evitar este tipo de errores, asegúrate de revisar todos los detalles personales antes de presentar tu renta.

5. No buscar asesoramiento profesional cuando es necesario

A veces, la complejidad de la declaración de la renta puede superar nuestras habilidades o conocimientos personales. En estos casos, intentar navegar por el proceso por nuestra cuenta puede hacer que cometamos errores innecesarios o en el incumplimiento de ciertas obligaciones fiscales. Si tu situación fiscal es más compleja de lo normal, como tener inversiones en el extranjero, propiedades de alquiler, si inviertes en criptomonedas o si has vendido alguna propiedad, te aconsejamos que busques un profesional para que te asegures que tu renta estará bien hecha y sin errores.

En estas situaciones complejas, contratar un profesional para que se encargue por ti de esos trámites “tan feos” te repercute en tu tranquilidad y el ahorro de tiempo y dinero para ti a la misma vez que cumples con tus obligaciones.

En resumen, los errores fiscales, aunque comunes, los puedes evitar muy fácilmente con planificación y apoyo profesional. Desde asegurarnos de declarar todos nuestros ingresos, entender y aplicar correctamente las deducciones fiscales, hasta presentar a tiempo y proporcionar la información personal correcta; cada paso es crucial para una declaración de la renta optimizada.

Ahora que ya sabes qué errores debes evitar, ¿por qué no lo compartes con tus amigos y familiares para ayudarles a evitar estos errores comunes en la declaración de la renta? Si encuentras este artículo útil, no dudes en compartirlo en tus redes sociales. Y recuerda, cada uno de nosotros tiene una situación fiscal única y, a veces, puede ser complicado navegar por las leyes fiscales.

¿Te has encontrado con alguno de estos errores antes?

Si estás listo/a para llevar tu planificación fiscal al siguiente nivel, ponte en contacto con nosotros hoy mismo para saber más sobre cómo Fiscoo puede ayudarte.

¡Estamos deseando trabajar contigo para hacer que tus impuestos dejen de ser tu quebradero de cabeza y su gestión sea lo más sencilla y eficiente posible!

Planes y Precios
Para particulares
Para No Residentes
Guías
Nosotros